sábado, 12 de marzo de 2011

Tropas del espacio

Un miembro bizarro de la
honorable infantería móvil
Relato sugestivo, el de Heinlein. Tropas del espacio nos presenta una sociedad con una marcada actitud militarista, pues sólo los ciudadanos pueden votar, y para ser ciudadano, se debe cumplir un plazo de servicio en el ejército. Una lógica sencilla, el que ha sido capaz de pensar en los demás antes que uno mismo, está más capacitado a la hora de escoger un gobierno, independientemente de sus aptitudes. Todo esto ocurre después de haber desechado de manera empírica otras posibles opciones. La novela ha sido tachada en numerosas ocasiones de ser pro militar y fascista. Antes de poner el grito en el cielo y rasgarse las vestiduras, se debe tener en cuenta que se trata de ciencia ficción, una realidad alternativa en la que el ser humano se ve obligado a una guerra larga contra una raza alienígena que amenaza con destruirle. Ellos, o nosotros. Yo al menos tendría clara la elección. Sobre todo si el enemigo está compuesto por sanguinarias criaturas insectoides y arácnidas sin compasión, con el único objetivo de eliminarnos. A lo largo de la novela aparecerá también otra raza, "los huesudos", pero no será ni de lejos tan peligrosa como la anterior mencionada.


¿No son adorables?
Volviendo a la sociedad militar, el ejército hace todo lo posible por disuadir a los posibles nuevos reclutas, porque se busca a los más decididos; el oficial que los recibe antes de que presten juramento es un tullido al que le faltan el brazo derecho y las piernas, -posteriormente reaparecerá con avanzados miembros electrónicos-, aun después del juramento, se da una última oportunidad de no presentarse y en caso de abandonar no ocurrirá nada especial, no habrá represalias. Más tarde, durante el duro entrenamiento los reclutas tienen la oportunidad de renunciar cuando gusten; por supuesto, eso implica quedarse fuera del ejército sin posibilidad de regresar. La historia ha demostrado que el servicio obligatorio no funciona, ergo, debe ser vocacional, proporcionar al estado los hombres -porque en la infantería móvil sólo hay hombres, mientras que en el puesto de piloto son más apreciadas las mujeres- adecuados para administrar la violencia necesaria en las diferentes misiones.


Si el traje se queda sin energía
se puede convertir en un problema
Los soldados usan una pesada armadura que les proporciona protección y agilidad, pues cuenta con capacidad de impulsión que les permite dar saltos elevados. Para ellos es como una segunda piel que les da todo lo necesario de manera instintiva, algo muy útil en las incursiones. La novela arranca con una elipsis espacio temporal que nos enseña la eficacia de esas armaduras, después, la historia regresa a los apurados inicios del soldado protagonista, que nos irá relatando su vida militar llena de férulas, alocuciones, injusticias y desgracias. El libro está lleno de reflexiones y diálogos extensos, eso será un lastre para el ritmo porque la historia avanzará despacio; pero contiene buenas dosis de acción. Tropas del espacio, es una de esas novelas fácilmente devorables en un par de tardes, e incita a averiguar qué sucederá a medida que transcurre la trama. Algunos de los personajes son formidables y las múltiples situaciones por las que nos llevará el protagonista avivarán la curiosidad por saber, entre otras cosas, a qué rango llegará antes del final. Con el riesgo siempre presente de la degradación, o peor aún, la muerte.


Beberly Hills llega al espacio
Las tres películas basadas en la novela son por lo general mediocres, sobre todo las dos últimas. Tienen poco que ver con el libro de Heinlein, aunque eso no es lo importante, ya que no hace falta ser fiel al libro, el cual puede ser sencillamente una fuente de inspiración que sirva para relatar una historia parecida, con alguna que otra analogía anecdótica. Ahora bien, cuando eso ocurre, la trama puede mejorar o empeorar, y salvo unas pocas excepciones suele ser lo segundo. Con todo, la primera de las tres partes que se han hecho, es la mejor -no por ello deja de ser un filme regular-, gracias a beber directamente de la novela, contar con una banda sonora de Basil Poledouris y tener un buen director. Sin olvidar a Michael Ironside, que salva un poco la situación haciendo un papel magnífico. Las otras dos que vinieron después, fueron un intento descarado de recoger los restos del éxito que tuvo la primera. No resultó. Pasaron completamente desapercibidas y sólo fueron vistas por los que más se divirtieron con la película inicial.

8 comentarios:

  1. solo he visto la peli. pero la novela tiene buena pinta....

    ResponderEliminar
  2. No te arrepentirás si la lees Odiealex, es una buena novela.

    ResponderEliminar
  3. No he leído la novela, pero tiene buena pinta. Por cierto no acusaron al autor de ser un nazi?. (No digo que lo sea pero ya sabemos que hay mucho cantamañanas suelto)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Randall. A Heinlein se le ha acusado de muchas cosas, sobre todo ahora que hay internet y los debates en foros son comunes. Cada uno es libre de opinar lo que quiera.

    Se ha criticado mucho, por ejemplo, la sociedad militar de esta novela; pero no hay que olvidar el contexto. Si nos atacase una raza alienígena, ¿no intentaríamos sobrevivir a toda costa?, ¿no es la raza humana superviviente por naturaleza? Sería lógico pensar entonces en que la sociedad pueda "adaptarse" a esas circunstancias.

    Además en esa realidad que propone Heinlein, hay libertad de prensa, expresión, pensamiento... y el gobierno se elige votando. De todas maneras para comprobar la eficacia de ese sistema, se tendrían que dar unas circunstancias un tanto duras...

    Tampoco hay que confundir la ficción que propone un autor con su propio pensamiento; muchos llamaron pederasta a Nabokov cuando escribió Lolita. (El caso de Lovecraft y su racismo es distinto, él llegó a manifestarlo incluso en cartas personales).

    Por otra parte no deja de ser ciencia ficción. La novela ganó el Hugo y contribuyó a crear un subgénero.

    ResponderEliminar
  5. Buena entrada, casi siempre coincidimos en gustos ;). La leí por primera vez cuando era un niño, y a partir de entonces un par de veces más. Las películas... la primera se puede salvar, pero las otras dos son solo para auténticos amantes de la serie B.
    En cuanto a las acusaciones de militarismo y fascismo... puede que la novela sea militarista, eso sin duda. Pero el sistema político y económico como bien dices forma parte del entramado de la novela, de la ficción construida por Heinlein, y en mi opinión no debería juzgarse como parte de la ideología del autor.
    Por cierto, dato curioso: también hay quien le acusa de racista (quizá a eso se refería Randall) al no preocuparse de la suerte de las razas alienígenas; según los críticos, en la novela se sobreentiende la necesidad de exterminar a los klendathu y a los huesudos (ambas consideradas razas inferiores) sin que esto genere ningún dilema ético.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Lobo, la tercera película me dio además la impresión de que se estaba mofando del universo de Heinlein. Quizá me equivoque...

    No sabía que también le acusasen de racista -pues sí que es popular el término-, no sé si estoy de acuerdo con los críticos, tendría que releerla -hace un par de años que la leí y no me acuerdo de todo xD-, pero sí que es posible un racismo subyacente.

    De todas formas si los humanos de esa novela son racistas, es sencillamente parte de una historia, que pudo haber sido escrita por cualquiera, con cualquier ideología.

    A Heinlein le gustaba que los hombres supiesen hacer de todo y aborrecía la especialización, quizá los insectos sean una crítica hacia esa especialización, porque cada uno tiene sólo una función específica en su existencia. Por eso en la novela se consideran inferiores. Respecto a los huesudos... No me acuerdo casi de ellos xD.

    ResponderEliminar
  7. LAS 2 PRIMERAS ME GUSTARON , LA 1 UN POCO MAS, PERO LA TERCERA ME RESULTO UNA BASURA , AUN ASÍ ME ENTRO LAS GANAS DE LEERME LA NOVELA A LEER SE HA DICHO , A , PERO DE DONDE A BUSCAR PRIMERO JE JE

    ResponderEliminar