sábado, 12 de febrero de 2011

Lovecraft y el racismo


Sé que me voy a ganar muchos enemigos con esta entrada, pero me da igual, porque la mayoría de ellos son  jóvenes fanáticos que tiemblan ante la posibilidad de que uno de sus más queridos ídolos, que tienen en un pedestal áureo por su "genialidad y perfección", sea un sencillo humano con sus defectos. No, no puede ser -piensan-; esos escritores, músicos, pintores, etcétera, que tanto admiran, son extraordinarios e inmaculados como sólo un genio puede serlo. En lo concerniente al escritor de Providence, no hace falta buscar mucho para ver cómo ondea la bandera del racismo; sin ir más lejos vamos a ver algunos datos de la denostada Wikipedia. Yo he leído los relatos de Lovecraft, y si bien no recuerdo todos los fragmentos que allí se exponen, confirmo que algunos sí son ciertos.

Poema On the creation of Niggers:

Cuando tiempo atrás, los dioses crearon la Tierra; a imagen y semejanza de Júpiter al incipiente hombre moldeaban.
Para tareas menores las bestias fueron creadas;
aunque de la especie humana muy alejadas estaban.
Para llenar el vacío y unirlas al resto de la Humanidad,
los anfitriones del Olimpo ingeniaron un astuto plan.
Una bestia forjarían, una figura semihumana,
colmada de vicios, y "negro", fue llamada.

En la Llamada de Cthulhu, Lovecraft describe a un grupo de adoradores mestizos:

Examinados en el cuartel de la policía, luego de un viaje agotador, los prisioneros resultaron ser mestizos de muy baja ralea, y mentalmente débiles. Eran en su mayor parte marineros, y había algunos negros y mulatos, procedentes casi todos de las islas de Cabo Verde, que daban un cierto matiz vudú a aquel culto heterogéneo. Pero no se necesitaron muchas preguntas para comprobar que se trataba de algo más antiguo y profundo que un fetichismo africano. Aunque degradados e ignorantes, los prisioneros se mantuvieron fieles, con sorprendente consistencia, a la idea central de su aborrecible culto.

El siguiente fragmento pertenece a una de sus cartas personales fechada en el 23 de febrero de 1920:

Para el hombre evolucionado -la cumbre del perfeccionamiento orgánico en la Tierra- ¿Qué rama del pensamiento se ajusta mejor que aquella que conquista las más altas y exclusivas facultades humanas? El salvaje primitivo, o simio, simplemente rebusca en la selva para encontrar una compañera; ¡el ario eminente debe elevar sus ojos a los mundos de más allá y considerar su relación con el infinito!

En Herbert West: Reanimador describe a un varón africano que acaba de fallecer:

Era un ser repugnante, con pinta de gorila, unos brazos anormalmente largos que me parecían de manera inevitable patas anteriores, y una cara que irremediablemente hacía pensar en los secretos insondables del Congo y las llamadas de tam-tam bajo una luna misteriosa. El cuerpo debió tener peor aspecto en vida, pero el mundo contiene mucha fealdad.

En El horror en Red Hook, un personaje es descrito como " un árabe con una odiosa boca negroide", y en El caso de Charles Dexter Ward, se presenta de forma condescendiente a una pareja africana:

Conocía a la familia negra que habitaba la casa y fue cortésmente invitado a visitar el interior por el viejo Asa y su fornida esposa, Hannah.

Además de lo dicho anteriormente, algunos conceptos que expresa en sus historias podrían ser considerados hostiles hacia los judíos. Sí, es cierto que se casó con una mujer de ancestros judíos; pero hay declaraciones de ella bastante esclarecedoras, amén de que comentó que debía recordarle constantemente sus raíces a su marido cuando éste hacía algún comentario antisemita. 

"Siempre que nos encontrábamos en las calles de Nueva york, abarrotadas de personas de distintas nacionalidades y credos", escribió Greene después de su divorcio, "Howard venía lívido de la rabia. Parecía que iba a perder la cabeza".

 S.T. Joshi, uno de los primeros eruditos en Lovecraft dice que:

"No hay ninguna negación del racismo en Lovecraft, ni puede ser interpretada simplemente como "típico de su época", ya que parece que Lovecraft expresó sus opiniones más pronunciadamente (aunque generalmente no para su publicación) que muchos otros contemporáneos. Es también absurdo negar que el racismo entra en su ficción".

Lovecraft vestido de niña, ¿será verdad?
¿Será mentira? Debatámoslo durante meses

Con todos esos datos en la mano -lo dicho aquí es un resumen muy parco, si buscan encontrarán mucho más sobre el tema-, no falta quien niega el racismo inherente a Lovecraft, yo personalmente creo -no afirmo de manera categórica- que sí fue racista, pues para mí, teniendo en cuenta esa información y que otros escritores de su época no mostraban las mismas opiniones, es casi un axioma. Una de las defensas que se esgrimen, es que Lovecraft se mete en un personaje cuando escribe sus relatos; aparte de que hemos visto que esas ideas también se han reflejado en cartas personales, no entiendo por qué un autor va a meterse reiteradas veces en el interior de una mente racista para escribir pudiendo escoger cualquier otro estilo; según esa teoría, si yo me disfrazo de un personaje para escribir, podría, verbigracia, negar el holocausto y luego escudarme en que "me disfrazo con las ideas de un personaje; no soy racista en realidad...". En una entrevista, Pérez Reverte dijo precisamente eso, que cuando escribía sus artículos era un personaje; a mí me cae muy bien, pero lo veo como una excusa, una manera de poder decir lo que piensa  empleando a veces un tono prosaico sin tener luego demasiadas represalias, pues es un "personaje", no él.

Bueno, al menos le gustaban los gatitos
No sé qué se puede ganar defendiendo una postura u otra, es innegable que algunos párrafos de sus obras rezuman racismo, también existe la posibilidad de que todo sea una argucia -aunque no se me ocurre el porqué de ella-, o simplemente quisiese retratar la sociedad de ese momento; al final lo que se debe hacer es extraer lo mejor de los relatos sin perder el tiempo en digresiones que sólo llevan a un callejón sin salida. Lovecraft era un humano, y como tal tenía sus virtudes y sus defectos. Debatir si era racista o no puede ser infructuoso, lo importante es leerlo y disfrutarlo, porque independientemente de las opiniones reflejadas por él en la vida real y en sus obras, era un escritor magnífico y gracias a eso se le recuerda aún. Y ahora, dejen de perder el tiempo leyendo esta entrada y abran un libro de Lovecraft, uno de los mejores escritores de su género que, entre otras cosas, ha conseguido influir en una enorme cantidad de autores contemporáneos. Este artículo contiene una opinión personal y por lo tanto discutible, saquen ustedes sus propias conclusiones sobre lo dicho aquí. Yo no censuro los comentarios -siempre que se hagan con buena educación-, así que si alguien discrepa puede opinar con libertad.

18 comentarios:

  1. Tu comentario está en sintonía con un artículo que tengo enlazado en mi blog de Mario Vargas Llosa hablando de otro escritor, Louis-Ferdinand Céline, a quien el Gobierno francés ha decidido no homenajear en el 50 aniverdario de su muerte, por haber sido un racista. Defiende Vargas Llosa que una cosa es Céline como escritor y otra sus opciones antisemitas. Estoy de acuerdo, hay muchos genios de diferentes artes que en sus opciones personales dejaban mucho que desear, pero eso no manchan sus obras. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. De todas formas es absurdo dejar de leer a un escritor porque descubres que por ejemplo no le gustan los enanos. O la cocina española, o el Sporting de Gijón. No sé....
    Para gustos colores, si me dijeras que fue miembro del partido nazi y persiguió judios podría entender hasta cierto punto que la gente se plantee leer sus obras.
    No sé si me estoy explicando bien pero creo que eso de enfurecerse por decir que Lovecraft era racista o despotricar contra él por el mismo motivo me parece delirante e inmaduro.

    Buena entrada, un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Si no causó daño a otras personas, se le puede seguir valorando por su obra aunque no compartas sus ideas.

    ResponderEliminar
  4. Hola Antonio, gracias por decirme lo del artículo de Vargas LLosa, no lo había leído y me gustó mucho. Es importante saber separar vida y obra de un autor. Siempre y cuando la novela esté limpia de "la voz de la bestia", es decir, de opiniones insanas, no veo el porqué de despreciarla.

    Hola Randall, yo en el único caso en el que condenaría la obra de un autor, es si hiciese proselitismo desmededido de alguna ideología perniciosa; pero Lovecraft no hace eso, y además escribió muchos relatos donde no hay ni rastro de xenofobia. Si alguien se deja influenciar por esos pocos párrafos, es que en el fondo ya estaba desde un principio en comunión con ellos.

    Hola Odiealex, al menos que yo sepa no hizo daño a otras personas, pero incluso si ése fuese el caso, daría igual siempre y cuando su obra tuviese calidad. Obra y autor deben recibir un trato distinto; hay una escritora cuyo nombre no recuerdo, que en su juventud fue encarcelada por asesinato y ahora es una famosa novelista policíaca...

    ¿Quién sabe? Tal vez todo el racismo de Lovecraft fuese sólo un recurso mediático con el objetivo de aumentar su fama, o tuviese "dos caras" como dicen algunos; sin embargo, el racismo en sus obras y cartas personales ahí está, impreso para la posteridad. En fin, habrá que montar una máquina del tiempo para poder hablar con él en persona y ver qué opina de todo esto...

    ResponderEliminar
  5. Esto es algo en lo que yo he pensado a menudo, llegando siempre a la misma conclusión. ¿Cómo puede ser un cuadro menos bello cuando lo pinta un criminal? ¿Cómo puede tacharse de imperfecta una escultura genial por esculpirla un desviado moral?

    ¿Cómo pueden desvanecerse las muchas virtudes de la evocadora prosa de Lovecraft que tantos hemos leído y muchos hemos imitado en algún momento (y me incluyo) por resultar ser el escritor de Providence un hombre mezquino e incompleto moralmente?

    No me avergüenza reconocer que admiro la obra de ese racista despreciable. Y, por si alguien quiere saberlo, mis relatos más lovecraftianos fueron escritos estando yo más que enterado de las reprobables opiniones de este icono del terror que fue el creador de los mitos de Cthulhu.

    Muy buena entrada, me alegro de que no te importe la posibilidad eventual de ganarte enemigos por dar tu opinión y explicarla tan claramente, aun siendo este un tema en el que casi todos estaremos de acuerdo. La conveniencia y la corrección pueden gustar, pero la auténtica fidelidad de los lectores la da la integridad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Lobo, estamos de acuerdo pues, veo que perteneces al grupo -como yo- de los que piensan que se trataba realmente de un racista. Si te pasas por el foro de Lovecraft:
    http://www.hplovecraft.es/foros/
    Verás un interesante debate sobre el tema.

    Es como dices, ¿cómo puede ser un cuadro menos bello cuando lo pinta un criminal? En esa pregunta se resume todo. A mí la verdad es que me da igual lo que haya sido -o no haya sido-, me quedo con sus libros.

    ResponderEliminar
  7. Si sólo pudiera leer los libros, escuchar la música, admirar las pinturas, etc... de aquellos con los que compartiera ideales mi vida se quedaría bastante sosa.

    Me es absolutamente indiferente el hecho de que Lovecraft fuera racista en su tiempo (algo bastante más extendido que ahora). Pero la verdad es que lo desconocía y el conocimiento siempre es útil. Gracias por la información.

    ResponderEliminar
  8. Hola Sibarita, pensamos lo mismo, darle importancia a esto es absurdo. Yo al menos lo veo como una anécdota.

    ResponderEliminar
  9. A mí normalmente me importa un pito lo que piensen los autores que leo. Si no...¿cómo disfrutar de Borges, Céline, Lovecraf o Cela, por poner algunos ejemplos?.

    Realmente leo y disfruto o abandono y sufro. No hay término medio. Incluso con personajes tan odiosos como el de "Cementerio de Praga" sigo leyendo...

    ResponderEliminar
  10. Hola Brisne, es que si nos preocupamos por lo que piensan los autores, tendríamos que arrojar a la basura un buen montón de libros.

    Por no hablar de la música y las películas...

    Haces bien en no darle importancia a estas cosas.

    ResponderEliminar
  11. Hola a todos

    Es imposible separar la obra de Lovecraft de su concepción del mundo: antirracionalista, aristocrática y racista. El racismo, el antisemitismo y el anticomunismo aparecen en su obra, siendo el racismo el mas frecuente de los tres. Sois como los padres de un adolescente que desciende al infierno de las drogas: los últimos en enterarse y los primeros en negarlo, pues quitarle su justa importancia es una forma de negación. Más os valdría leer al antifa de profesión Stieg Larsson.

    ResponderEliminar
  12. Hola anónimo. Estoy de acuerdo con este fragmento:
    «Es imposible separar la obra de Lovecraft de su concepción del mundo: antirracionalista, aristocrática y racista. El racismo, el antisemitismo y el anticomunismo aparecen en su obra, siendo el racismo el mas frecuente de los tres».

    Es lo que he pretendido decir en la entrada, ya que muchas personas afirman que no fue racista, de hecho, la escribí pensado en alguien que negaba ese racismo tan evidente.

    Sin embargo, no entiendo muy bien esto: «pues quitarle su justa importancia es una forma de negación». Porque el mensaje básico de la entrada es: fue racista, acéptalo, no merece la pena discutir por algo tan claro. En todo caso a lo que le quito importancia es a los interminables debates que giran sobre este tema sin llegar a un acuerdo. Es como discutir sobre el sexo de los ángeles.

    Me ha gustado mucho la primera parte de tu mensaje, pero detecto cierto deje de hostilidad en la segunda, sobre todo en esa analogía y en lo de Stieg Larsson (autor al que nunca he leído, por cierto). ¿Quién niega aquí algo? Nadie. ¿Entonces qué te ha molestado? ¿Palabras como «racista despreciable» que dijo Lobo? Espero que no sea eso...

    ¿No serás un tal «Lovecraftmaniac»? Esta pregunta es un disparo a ciegas, pero me suena tu manera de escribir.

    ResponderEliminar
  13. El genio de este señor es irrefutable, pues todos aquí parece ser que conocemos lo rico y enigmático de sus textos al momento de ser ejecutados por un bolígrafo hace ya tantos años, también, estoy de acuerdo en que sus lecturas me han creado una atmósfera tan basta que me profundiza hasta la ultima conexión que existe dentro de mi limitada cabeza, pues al leerlo, siempre a sido para tan grande escrito, un mundo pequeño.

    Por todo esto me es preciso decir, compañeros lectores, que si algo me ha enseñado la lectura, ha sido una cosa, que me han quedado bastante claras; así como la pintura, el baile o cualquier arte que quisieran citar, el escribir es la habilidad que se desarrolla a través de los años y la practica, para tener el don de poder transcribir al papel directamente lo que pensamos sin ningún tipo de distracción, haciendo de esto una labor sensible y llena de amor hacia las personas que hacen posible estos escritos... todas las personas de este mundo.

    En lo personal eh leído algunos cuentos de Lovecraft, incluyendo En las montañas de la locura y a penas me encontraba en El caso de Charles Dexter Ward, lei un fragmento extraño... Cita al personaje Charles Ward con una descripción física bastante peculiar, pues para describir, no se necesita aclarar el rubio de sus cabellos, o la fisionomía de su cuerpo, pasando después por la manera en que refiere a los dueños de aquella granja...

    No tenia idea que existieran estas composiciones terribles de este autor, racismo y desprecio tan evidente, veo que la mayoría de los comentarios de este y otros blogs en los que se discute la posición de Lovecraft citan mucho "yo me quedo con sus obras", "no lo juzgo", "me tiene sin cuidado"... no se trata de juzgar, ni emitir un juicio al escritor, ni mucho menos a los demás que comentan esta clase de historias, no acostumbro a escribir en blogs, redes sociales ni demás, pues me parece un contacto bastante indirecto y sobre todo redundare, pero me atreví a escribir porque me entro un agudo sentimiento de tristeza al darme cuenta de las historias y lo que se cuenta de este autor que poco tenia el gusto de haber encontrado, como dije, al principio de este comentario, es innegable el talento y genio de este señor, pero, ¿"REALMENTE NO JUZGAMOS, NO NOS IMPORTA, NOS TIENE SIN CUIDADO" EL MENSAJE TRASLUCIDO RACIAL DE ESTE HOMBRE, QUE LLEVA LA BATUTA Y EL DON DE LA ESCRITURA, QUE ES UNA FIGURA SOCIAL IMPORTANTE Y QUE ADEMAS, SUS ESCRITOS ESTAN POR TODO EL MUNDO?, ¿PREFERIMOS EL MUNDO ALTERNO COMO LO SON SUS OBRAS, QUE EL VERDADERO HOMBRE QUE SE QUEDA PARA NUESTRO PROPIO MUNDO?, ¿QUE MENSAJE PODRIA TRANSMITIR UN HOMBRE QUE NOS MUESTRA EL OLIMPO, A TRAVES DE LA VENTANA MAS SUCIA DEL CUARTO MUNDIAL?...

    No juzgo, ni emito juicio, y es tan respetable el que lo defienda como el que no, les repito, no acostumbro a escribir en foros ni demás, sin embargo mis principios y la manera en la que yo personalmente eh encontrado la lectura me obliga a reflexionar, y compartir lo que para mi es una llamada de atención, al concepto poco tradicional ya, entre el ego y yo, por encima de nuestro propio bienestar y sociedad, el mismo hombre...

    GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa mi tardanza en contestar. Como es una entrada antigua, tardé un poco en ver tu mensaje.

      La entrada nació de una viejísima discusión que tengo con un conocido: el aún dice que no fue racista, jeje.

      Muchas gracias por la reflexión, con ella has enriquecido el blog. Respecto a la pregunta; pues sí, claro que importa. Pienso que los lectores deben saber, para no llevarse sorpresas, cómo son los pensamientos de ese escritor. Luego que cada uno opine y haga lo que crea conveniente.

      A mí autores como Lovecraft y Céline —éste, sin ir más lejos, fue peor que Lovecraft— me gustan. Pero sólo como escritores, por supuesto. También hay otro tipo de artistas cuya vida no fue muy ejemplar y...

      Un saludo.

      Eliminar
  14. La verdad es que más allá de que hayan sido notables sus escritos, en lo personal no se me quitaba de la cabeza su tema con el racismo cuando lo leía. Tal vez, mi opinion difiera de muchas acá. Era incómodo leerlo cuando te encontrabas con párrafos bastante desnotativos y sobre todo en temas que han sido una lucha permanente en la historia de muchos países, además; incluso ignorando su resaltante racismo, que dentro de todo estaba quizás en su completo derecho, no le era necesario ir e imprimirlo en sus obras. Opinión netamente personal. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo no imprimir tu pensar y tu sentir en tu obra?es acaso eso posible?si asi fuera no habria sido el mismo,con todo y lo reprobable y antisemita que pudiera ser,y si hay algo que,es en completa medida "amoral" más no inmoral,es el arte,pues sólo te plantea un expresión del alma y uno mismo es el responsable de nuestros juicios y el efecto que causa en nosotros su obra nadie más que uno mismo puede controlarlo...
      Como decía en un comentrio anterior odialex,mientras no hy causdo directamente un daño a alguien mas por esto entonces no tiene ingerencia en su importancia y/o calidad como escritor.

      Eliminar
  15. Personalmente pienso que, aunque cierto es que en mucha de su obra esta, de un modo u otro, imbuido el racismo, no debe esto afectar al lector. Leer a Lovecraft es un viaje exquisito. Claro, a menos que quien lo lea sea algún negro de mierda, o un pobre indio mexicano....en ese caso si.. Alguna molestia puede que le cause...siempre y cuando tengan la suficiente inteligencia para entenderlo, que ya seria pedirle mucho a alguna de estas pobres razas inferiores y degradadas, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tres posibilidades: has probado a ser ofensivo con la intención de invocarme, lo cual, como ves, ha funcionado; es una crítica aguda al artículo, es decir, una muestra de que estás a favor de la censura..., o tal vez sólo se trate de la opción más obvia e innecesaria de explicar.

      Si es la primera, enhorabuena; jamás pensé que volvería a comentar nada por aquí. Pero te advierto que borraré futuros mensajes chabacanos, porque el ojo de Sauron aún vigila de vez en cuando.

      Si es la segunda, touché. Es debatible que ciertos textos estén al alcance de las masas, pero las prohibiciones implican riesgos. Ya sabes: se empieza recortando un poco por allí, y se termina podando el seto entero.

      Y si es la tercera, me temo que el inferior y degradado eres tú.

      Saludos.

      Eliminar